Preguntas y respuestas: Phish regresa con «alegría» y fanfarria

Después de una pausa de cinco años que comenzó como una ruptura, Phish se ha vuelto a reunir con una gira y Joy, un nuevo álbum de estudio que se lanzará a fines de agosto o principios de septiembre en JEMP Records de la banda.

Quienes están cerca del proyecto dicen que está dirigido claramente a los fanáticos de Phish, y el productor Steve Lillywhite dice que Joy bien podría ser el mejor esfuerzo de estudio de la banda.

Recién terminado el tour de force de dos noches de Phish en Bonnaroo (haga clic aquí para ver videos, fotos y un resumen de las bandas con Bruce Springsteen), Nosotros se reunió con los miembros de la banda de Phish Trey Anastasio, Page McConnell y Mike Gordon para estas reveladoras entrevistas.

Relacionado

Phish anuncia la caminata de otoño de ocho espectáculos

Explorar

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Bruce Springsteen

steve lillyblanco

tom marshall

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Billboard: ¿Qué tan difícil fue dejar de ser una de las bandas de gira más grandes del mundo?

Trey Anastasio: Hoy puedo ver claramente que era muy necesario. Las cosas están en un lugar tan saludable. Les estoy hablando desde el backstage en St. Louis, y en la habitación contigua a la mía hay tres niños pequeños de Jon, menores de siete, cinco y tres años, y mis dos hijos están en la habitación de al lado, y el pequeño bebé de Mike está allá. Estábamos rodando y rodando y rodando, y creo que la gente necesitaba detenerse y restablecer vidas saludables como individuos, y luego reagruparse.

Construiste una comunidad así, ¿a dónde fueron todas esas personas cuando te tomaste un descanso?

Es gracioso, me encontré con gente en las calles de Nueva York y ellos hicieron lo mismo. Salieron de la carretera, se establecieron, muchos de ellos se casaron y formaron familias, y ahora están de regreso con sus hijos.

Tal vez les hiciste un favor al irte, dándoles un respiro.

Escucho eso mucho cuando la gente se me acerca.

Cuando tomaron la decisión de volver a reunirse, ¿cuánto tiempo les llevó recuperar esa química tan productiva?

De hecho, recuerdo haber cenado en un restaurante, los cuatro. No habíamos estado solos los cuatro en varios años, y en algún momento durante la cena fui al baño a llamar a mi esposa y le dije, entiendo lo que tiene de especial esta banda solo por la forma en que se hablaban. Hay tal nivel de comunicación y respeto mutuo que era evidente incluso antes de que volviéramos a tocar los instrumentos.

¿Cómo fue cuando recogiste los instrumentos para ensayar tus tres shows en Hampton, Virginia?

Esa fue una experiencia realmente saludable y emocionante, porque el tiempo libre nos dio mucha perspectiva. Regresamos apreciando mucho el material antiguo. Eran canciones que no habíamos tocado durante varios años, y las tocamos con un nivel completamente nuevo de emoción. Todo se sentía fresco.

¿Te sorprendió gratamente algo de lo que los otros chicos trajeron musicalmente o incluso filosóficamente?

Muchas de las canciones me parecen más pesadas. Sucedieron muchas cosas durante ese tiempo libre, ya sabes, mucha vida. Y puedo escucharlo en la forma en que la gente toca. Conoces el viejo dicho, tienes que pagar las cuotas si vas a tocar blues. Creo que estábamos tocando mejor blues que antes [risas].

Bueno, no todo fue tristeza mientras no estabas.

No, solo la vida. Pasé por algunas cosas, todos lo hicieron. Estoy encontrando significado en las letras donde tal vez no me relacioné con ellas en un nivel tan personal antes. Ahora las cosas están surgiendo de las canciones, diferentes niveles de peso emocional.

Desde el principio, no se trataba solo de volver y hacer una gira, parece que tenías la intención de hacer música nueva.

Oh sí. Hicimos esos tres shows en Hampton para volver a poner los pies en el suelo y, lo más importante, volver a conectarnos con todos nuestros amigos. Y luego fuimos directamente al granero en Vermont y comenzamos con unas 20 canciones nuevas. Pasamos por el doloroso proceso de reducir eso a unos 15, que entramos y grabamos con Steve Lillywhite. Y estábamos muy, muy, muy emocionados de publicar esto en nuestro propio sello. Estábamos sacando este álbum con el mismo espíritu que hicimos en nuestros grandes festivales y esas cosas. Es muy de cosecha propia, y eso se siente muy bien para nosotros.

¿Ha cambiado o evolucionado el proceso de composición, o fue como ponerse un zapato viejo?

No ha cambiado de manera drástica. Todavía estoy escribiendo muchas canciones con Tom Marshall, mi compañero de escritura desde hace mucho tiempo, y también solo. Mike sigue escribiendo, y Page. Todavía tenemos a los cuatro miembros originales de esta banda tocando juntos, y han pasado 26-27 años. Hay mucho reconocimiento de lo afortunados que somos de tener la oportunidad de seguir tocando música para la gente.

Antes de que subieran al escenario en Bonnaroo, había una electricidad increíble. Todos ustedes jugaron muy bien, y parecía que se lo estaban pasando en grande.

Eso fue de verdad. Pasé toda la noche escuchando a Mike y quedándome asombrado de lo gran bajista que es. Muchas veces, mientras toco, me siento como un observador distante. Estoy mirando todas estas cosas y me siento muy afortunado de estar allí. Si no estuviera en la banda, probablemente estaría allí de todos modos. Luego tocamos con Bruce [Springsteen], y ese es mi héroe.

¿Los álbumes de Phish están a la altura de los programas para ti?

Siempre esperas que el nuevo lo haga. Nunca voy a juzgar [un álbum] como bueno o malo porque eso no depende de mí. Se supone que debo hacer la música y eso es para que otras personas lo juzguen. Pero puedo decir que lo que escucho me suena a Phish, mucho más que discos anteriores.

Steve Lillywhite produjo el primer disco que hicimos, Billy Breathes, y cuando lo hizo nunca había visto a Phish en vivo. Después de terminarlo, fue a un concierto de Phish y volvió al backstage, corrió a la sala de la banda y dijo: Quiero hacerlo de nuevo. No tenía idea de que ustedes podían jugar así. Entonces, cuando hicimos esto, lo único que hizo fue hacer que siempre tocáramos juntos, los cuatro. No hay un solo solo de guitarra sobregrabado en este disco; hay toda la interacción original entre la banda. La batería y el piano interactúan claramente, de verdad. Pensé que fue una gran decisión de producción de su parte.

¿Cuáles son sus expectativas para este disco y lo que depara el futuro?

Creo que cuando estábamos en el estudio lo pasé lo mejor que pude, y luego, cuando terminé, ahora está fuera de mis manos. Hoy estoy en St. Louis y tengo muchas ganas de St. Louis. Tengo algo de que el programa que estoy haciendo esa noche es el único programa, se trata de esta noche. Las cosas han ido más allá de mis expectativas y sueños más salvajes y siento que me han dado muchas bendiciones en mi vida, entre mi amistad con los muchachos de la banda, nuestra maravillosa audiencia, poder tocar esta música y luego mi familia. Solo quiero permanecer en ese estado de gratitud y tratar de esperar que la música que tocamos sea de valor para la audiencia.

SIGUIENTE PÁGINA: PÁGINA MCCONNELL >>
Billboard: Phish construyó una gran comunidad de fans y luego se alejó. ¿Qué llevó a eso?

Page McConnell: Después de haber pasado tanto tiempo juntos como nosotros, comenzamos en nuestra adolescencia o principios de los 20 y básicamente pasamos cada momento juntos durante unos 20 años, a veces solo necesitas un descanso. Realmente solo necesitábamos crecer un poco y pasar un poco de tiempo y conocernos a nosotros mismos como adultos, que es algo que no puedes hacer cuando estás en una banda de rock durante 20 años seguidos. Fue muy bueno para todos nosotros.

¿Cuándo y cómo descubrió que era hora de volver a reunirse?

Después de un año y medio más o menos, comencé a tener algunas conversaciones con los otros muchachos, sobre lo que les pasaba, cómo llegamos a donde estábamos. Creo que hubo algunas conversaciones que tenían que ocurrir entre nosotros, para decir Oye, ya sabes, cuando esto estaba pasando eso era un problema para mí y si volvíamos a estar juntos no me gustaría que fuera así otra vez. . La comunicación entre nosotros cuatro es mucho mejor ahora que nunca.

¿Te sentiste bienvenido inmediatamente por tus fans?

Absolutamente. Realmente fue increíble lo mucho que nos recibieron y las ganas que tenían de que volviéramos a jugar. Toda esta gira se agotó de inmediato y ha sido genial, hemos tenido una gran respuesta.

¿Adónde fueron todas estas personas mientras estabas en pausa?

Hicieron lo mismo que yo, siguieron con sus vidas y tenían trabajos y familias y se establecieron. Se siente un poco diferente aquí ahora. No había tanta gente transitoria al azar que vivía en la carretera y que tal vez ni siquiera se preocupaba por la música o los espectáculos, sino que simplemente vivía en el estacionamiento. Hay mucha gente que creció un poco, y también hay muchos fans más jóvenes que nunca antes habían tenido la oportunidad de vernos.

¿Ha cambiado el proceso de composición de canciones para ustedes y ha evolucionado la forma en que hacen música?

Debido a que teníamos todo este tiempo libre, muchos de nosotros teníamos canciones que trajimos a la mesa como canciones potenciales para grabar y tocar. El proceso de composición no cambió mucho, pero debido a que teníamos mucho tiempo libre, teníamos muchas más canciones para elegir de las que tendríamos si solo hubiera pasado un año desde nuestro último álbum.

¿Te sorprendió gratamente algo de los otros chicos?

Hay una pieza, Time Turns Elastic, que es una epopeya de 13 minutos que escribió Trey. Es una pieza que escribió para un arreglo orquestal y tocó para un par de sinfonías diferentes en todo el país. Lo grabamos de una manera genial que disfruté. Steve [Lillywhite] tenía muy buenas ideas sobre cómo grabar esa canción y creo que fue a través de su producción que cobró vida.

¿Te sientes más cómodo en el escenario que en el estudio?

Hicimos 12 o 13 álbumes y tocamos entre 1500 y 2000 shows, así que puedes hacer los cálculos. Pasamos mucho más tiempo tocando en vivo que tratando de hacer discos. Me divierto en el estudio, pero me gusta hacer [álbumes] en el lado más rápido, no quieres atascarte.

De alguna manera exististe fuera de lo que llamaríamos el negocio de la música convencional y encontraste un gran éxito. Ahora el negocio parece haber llegado a ti. ¿Lo estás haciendo como lo hacías antes?

Oh, sí, no hemos cambiado. Todavía estaban fuera de la corriente principal del negocio y felices de existir allí. Puede que no caigamos en la categoría de lo que normalmente se considera indie, pero te desafío a encontrar otra banda que haya hecho las cosas a su manera con tanto éxito como nosotros.

PÁGINA SIGUIENTE: MIKE GORDON >>
¿Qué tan difícil fue alejarse de algo tan grande, tan exitoso?

Mike Gordon: Fue difícil para mí al principio, no solo porque tuvo tanto éxito, sino porque mi identidad desde los 18 años había estado envuelta en ser parte de esto. Pero tan pronto como pasaron un par de meses, realmente estaba en la ruptura. Me permitió pensar en nuevas direcciones musicales que de otro modo no tendría, pasar un año escribiendo, armando mi propia banda, de gira con diferentes personas. Eso fue realmente importante para mi carrera en solitario, que siento que recién estaba comenzando de cierta manera.

¿Qué llevó a la ruptura?

Creo que solo tenemos que sacudir las cosas: los hábitos personales de las personas, los hábitos del grupo, la forma en que se dirigía la organización, que fue increíble, pero todo tenía que ser visto desde un ángulo difícil, y tenía que ser deconstruido antes de que pudiera ser reconstruido.

Se las arreglaron para jugar a volver a estar juntos bastante cerca del chaleco.

Hubo algunos rumores, como siempre los hay. Realmente no queríamos hacer ningún anuncio hasta que estuviéramos seguros de lo que estábamos haciendo, y queríamos tomarnos un tiempo para estar seguros. Estábamos redescubriéndonos a nosotros mismos, así que supongo que tuvimos que marcar eso antes de que la gente lo supiera.

Podrías haber regresado con solo una gira y sin álbum y haberlo hecho bastante bien.

Fuimos de un lado a otro sobre qué hacer primero. Supongo que en realidad hicimos esos tres conciertos [en Hampton, Virginia] antes de comenzar a grabar. Terminamos teniendo esos 36 días de práctica antes de los shows de Hampton, y la mitad de ellos fueron para trabajar en cosas más antiguas que tocaríamos y la otra mitad fue para trabajar en algunas canciones potenciales para el nuevo álbum. Había pasado tanto tiempo y Trey siempre es prolífico, pero Page y yo terminamos escribiendo más de lo habitual en ese período de tiempo. Así que probablemente había 30 canciones que se habían puesto sobre la mesa para el álbum antes de que termináramos de eliminarlo a 10.

¿Sientes que pudiste recuperar la química con bastante rapidez?

Sí, eso creo. Recuerdo el primer día de regreso, tomó alrededor de 20 minutos antes de que realmente se convirtiera en ese tipo de espectáculo que personalmente había olvidado, donde hay una interacción que está ocurriendo y estaban dejando agujeros en el ritmo entre sí inconscientemente. Fue muy alegre. Recuerdo sentir esa química y recordar de qué se trataba todo el alboroto.

Te vi en Bonnaroo y créeme, te llamaron.

Cuando estábamos en nuestro mejor momento, creo que existe esta combinación de tensión y holgura al mismo tiempo. Se siente muy profesional, pero también existe la sensación de una banda que se ha rendido al momento. Algunas de las improvisaciones de esa noche se sintieron como cosas que no habíamos hecho en mucho tiempo, donde el baterista está tocando en un ritmo y yo tocando en otro ritmo y todos no solo están improvisando, sino tallando patrones contra otros patrones y haciendo que se unan en este forma única. Se sentía como una combinación de flujo y también aventura. Me encanta cuando eso ocurre.

¿Por qué sacar el disco con tu propio sello?

¿Hay grandes sellos discográficos más? No estoy muy seguro de lo que nos ofrecería un sello importante en este momento, aunque no soy el experto. Mientras hacíamos el álbum durante dos meses, hubo algunas conversaciones muy interesantes sobre el negocio de la música y cómo está cambiando y qué queremos hacer con este álbum. Realmente hacer un álbum que los fanáticos disfrutarían de una manera profunda, como los conciertos. No es que vaya a ser un concierto, porque no lo es. Pero hay algunos atascos en el álbum, algunas partes extendidas más largas. Algunas cosas intensas y compuestas.

Hacer un álbum para tus fans en esta etapa parece perfectamente el movimiento correcto para Phish.

Nuestros fanáticos son geniales, ¿por qué no hacer algo que realmente apreciarían y ver que no estaban tratando de hacer esta gran campaña de marketing y vender algo, o venderse? Es realmente lo contrario.

Recuerdo a Trey hablando una vez sobre algunos de nuestros álbumes favoritos, como Whos Next? o Abbey Road. Tienes una relación especial con este álbum, lo codicias de alguna manera, porque es especial y está hecho con esta visión cohesiva. Eso es lo que realmente queríamos hacer, simplemente divertirnos con este y hacer que sea atractivo para los fanáticos. Y el hecho de que lo primero que lanzamos tenga 13 minutos y medio de duración y tenga mil acordes, y también sea muy melódico al mismo tiempo, representa esa actitud que estábamos tratando de tener.

Video:

Ir arriba